Antes se construía mejor que ahora

Sí, amigos, hoy mismo lo he vuelto a oir, por enésima vez, que antes se construía mejor que ahora. Es un poco humillante para todos los que formamos parte del sector. Yo no he estado siempre en este mundo, pero durante mi experiencia profesional creo que hay cosas que han ido mejorando. Es verdad que hay en pie casas centenarias hechas de barro y madera, pero con los materiales “contemporáneos” todavía no hay bagaje suficiente. ¿Es como comparar a Messi con Di Stefano?

Supongo que tiene que ver con:

– La relación oferta-demanda. Es decir, cuando hay una demanda muy alta, baja la calidad porque las necesidades de abastecer al mercado existente y en menor plazo hace que la calidad sea hasta cierto punto un tema no tan prioritario.  Basta ver como ejemplo las Viviendas de Protección Oficial de los años 60 y 70, que se hacían a toda velocidad y con calidades muy sencillas.

– Qué se entiende por calidad. Los que somos profesionales de la construcción no enfocamos la calidad desde el mismo ángulo que el comprador final (sí,  comprador, hubo un tiempo en que había personas que compraban pisos, aunque eran carísimos). Actualmente cuando vas a ver una vivienda aquella que tiene el mueble de baño más bonito o le han puesto el toallero o la mampara de ducha, tiene más “calidad” o “calidades más altas” y te muestran la “memoria de calidades” con el horno Teka o el inodoro Roca, por ejemplo. Pero la calidad para mí es otra cosa, como por ejemplo si el hormigón que virtieron sobre el forjado se vibró correctamente,  si se curó correctamente, y un larguísimo etcétera que estaría comprendido dentro de los vicios ocultos, cuando en algún caso se podría hablar, de virtudes ocultas.

– Oficio. Sí, esta es otra palabra en desuso. Antes el paleta (en Cataluña) o albañil, tenía un oficio. Sabía construir una cubierta a la catalana, una escalera de volta catalana,   un tabique, sabía alicatar, y un largo etc. Era capaz de construir una casa desde los cimientos hasta la bandera final. Sí, es verdad, no ponía los separadores de hormigón prefabricados en la armadura, pero ¿y qué? En los últimos años, y debido a una pretendida industrialización del proceso constructivo, con un montón de cargos con nombres cursis en inglés (project, management, … y algún otro cursi en castellano – arquitecto técnico, a mí me gusta más aparejador) algunos de los operarios solamente “sabían” (nótense las comillas) o bien levantar un tabique o bien alicatar, o bien enyesar,  muchas veces hacían solamente un cosa pero la hacían mal. Es decir estaban especializados en hacer mal una única partida de obra. Y no era culpa de ellos, porque les pagaban muy bien y nadie les tosía. Pero no habían pasado por el muy necesario proceso de, y ahora viene otra palabra clave, aprendizaje, la antigua figura del aprendiz, y ahora si colocaban bien un tocho, pasaban automáticamente de oficial de segunda o oficial de primera.

– La independencia de la Dirección Facultativa. Este punto es muy importante. Si el arquitecto es muy exigente, el promotor no le contratará más… de lo que se puede deducir, en algún caso, ¿que el director de obra que tiene mucho trabajo no es muy exigente….?

– Otra diferencia es que antes no existía Youtube:

 

http://www.youtube.com/watch?v=5KSrDz6mUuk

 

¿Qué opinais?

Acerca de arquitectotecnicotarragona

Arquitecto técnico en El Vendrell (Tarragona) http://arquitectotecnicotgn.weebly.com/
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s